El árbitro amigo en categorías de formación

Después de un parón ajeno a mi voluntad, vuelvo a escribir una nueva entrada.
En esta ocasión, quiero hablar de las categorías de formación donde juegan nuestros niños y niñas, y donde deberían divertirse también. Quizás esta entrada no tenga un alto contenido en aspectos de las Reglas de Juego, pero sí que tiene relación con ellas y veo oportuno elegir este tema, ahora que están comenzando las competiciones en las categorías de formación.
Quiero hacer una reflexión sobre el comportamiento o actitud que puedo observar como árbitro en los partidos en los que soy designado (en categorías de formación) o en aquellos que veo como espectador, de algunos entrenadores y/o entrenadoras.
En muchas ocasiones, se pueden escuchar o leer comentarios de entrenadores en las redes sociales que quedan muy lejos de la realidad, pues más bien son cosas que se dicen o escriben porque está bien visto hacerlo, no por convicción. Se critica que existan entrenadores que insultan a los niños-as (por supuesto que esto es condenable, y el árbitro incluso puede sancionar en el partido a ese entrenador por ese comportamiento en esas edades), pero después en los partidos que juegan tratan a los jugadores o jugadoras como si fueran “tontos”.
Les hablan en plan irónico (estamos hablando de niños-as que juegan al baloncesto en minibasket o infantil, y en el caso de Cádiz, incluso en pre-minibasket o pre-infantil), emplean comentarios sarcásticos haciéndoles pasar por torpes (como poco), están continuamente gritándoles para que hagan tal o cual cosa, no dándoles libertad para que tomen sus propias decisiones: en definitiva, tienen un entrenador-a que se lleva todo el partido dándoles indicaciones, estando siempre encima sin dejarles elegir las opciones que crean más adecuadas y, si cometen un fallo se lo critican; en pocas ocasiones se les escucha algo positivo para reforzarles en su aprendizaje…
Pero no queda ahí la cosa, evidentemente este tipo de entrenador-a también tiene tiempo de estar protestando al árbitrosus decisiones (ya sea de sancionar algo, o de no sancionarlo), en muchísimas ocasiones demostrando que con sus protestas no tiene mucho conocimiento de las Reglas de Juego.
 
No podemos llegar a situaciones como la que ocurrió la pasada temporada en un partido de niños pequeños aquí en España… Seguro que recordareis esta imagen:
Es muy triste que un padre salte al campo para recriminar al árbitro y empiecen a discutir. Este niño (Alejandro Rodríguez) dio muestras de lo que quieren a estas edades: jugar y disfrutar de lo que le gusta, en este caso el fútbol, y se puso entre ellos diciéndoles que dejaran ya de discutir… Una lección para el padre, desde luego.
Los entrenadores deben entender que los árbitros en estas categorías son jóvenes que también comienzan a dar, en ocasiones, sus primeros pasos como árbitros, o bien llevan menos tiempo arbitrando. Por este motivo, también están en una etapa formativa y necesitan la comprensión de todos.
También, los entrenadores deben comprender que los árbitros “permitimos” ciertas situaciones (contactos y violaciones, especialmente pasos) que no influyen excesivamente en el juego, no es que no las veamos o no sepamos que debe sancionarse. Mas bien, pretendemos que el juego sea fluido y que los protagonistas sean los niños, aplicando continuamente el concepto ventaja/desventaja (os recomiendo leer la entrada Ventaja-Desventaja que escribí al respecto).

Con estas protestas, también le muestran a los niños una actitud hacia el árbitro que no es la adecuada: el entrenador en estas categorías no puede dirigirse al árbitro para protestar (ni permitir que los padres-madres estén en la grada protestando o insultando al árbitro), sino que debe fomentar una idea en los niños: EL ÁRBITRO AMIGO, aquel que es necesario para que puedan jugar un partido, y que puede enseñarles también a jugar, desde el conocimiento que tiene de lo que pueden y no pueden hacer en la pista.

arbitros-niños
Imagen extraída de la web del Comité Técnico Arbitral -Federación de Baloncesto Castilla-La Mancha-
El entrenador debe tener una actitud hacia el árbitro (y hacia el oficial de mesa también) de respeto hacia sus decisiones, de colaboración (no quiere decir que no pueda preguntarle sobre alguna decisión adoptada, pero desde el diálogo y no desde el grito o con expresiones como “no tiene ni idea” …). Debe proyectar esa imagen de árbitro amigo hacia los niños, para que ellos lo vean de la misma manera.
En esta tarea, debe involucrar a los padres de sus jugadores en reuniones previas al inicio de la temporada, donde se les comenten las normas de comportamiento que deben tener en la grada. También son una parte muy importante en el baloncesto, deben apoyar a sus hijos-as en los partidos, animar al equipo, no criticar a árbitros ni entrenadores; en definitiva, crear un ambiente de compañerismo y deportividad.
Y los entrenadores deben enseñarles que el árbitro se puede equivocar, igual que ellos si fallan una entrada a canasta o el entrenador si no dirige bien al equipo y no pide un tiempo muerto a tiempo, por ejemplo. Y que ese fallo no significa nada, no pasa nada por equivocarnos, hay que animarles a errar porque eso significará que lo han intentado, e irán aprendiendo y evolucionando.
Ahora bien, también los árbitros debemos esforzarnos al máximo en lograr ese respeto que tanto solicitamos. Y eso se logra, únicamente, con nuestro trabajo y esfuerzo en todos los partidos, especialmente en aquellas categorías donde los niños y niñas comienzan a jugar. 
 
Para ellos ese partido es muy importante e ilusionante, están toda la semana deseando que llegue el día del partido: no podemos permitirnos, como árbitros, acudir a ese partido en plan “pasota” y a esperar que el partido acabe cuanto antes, paseándonos por la pista y faltándole al respeto (con nuestra actitud) a esos niños que están comenzando en esto del baloncesto.
 
Si queremos que nos respeten, comencemos con tener una actitud de máximo esfuerzo, dedicación y profesionalidad en la pista: equivocarnos seguro que nos equivocaremos, pero que no puedan decirnos que no nos hemos esforzado en la pista.
Entre todos, padres-madres, entrenadores-as, clubes, federaciones, etc. debemos fomentar y proyectar una imagen positiva del árbitro, no es el “malo de la película”, ni va a fastidiar a un equipo o entrenador concreto (al menos, en un 99% de los casos; por desgracia siempre suele haber excepciones en la vida…); simplemente es una persona a la que también le gusta lo que hace, disfruta con ello y trata de hacerlo lo mejor posible.
Debemos dejar que nuestros niños y niñas disfruten del baloncesto, especialmente en estas edades, que afiancen unos VALORES de respeto al contrario, al árbitro, compañerismo, etc. Y que vean la misma actitud en sus entrenadores-formadores y en sus padres.
Os recomiendo que leais la Revista Digital de Árbitros FEB, de marzo 2008, (colgada en la página de la FAB), titulada precisamente “El árbitro amigo” (es una revista monográfica sobre el arbitraje en edades de formación).
PortadaRevista
Revista Árbitros FEB Digital
Me quedo, entre otras ideas, con un concepto que comenta Pedro Rocío (Coordinador del Área de Árbitros de la FEB) en dicha revista: “Necesitamos la figura del “padre amigo”, que podríamos definir como aquel padre que hace ver a los demás que, tanto los entrenadores como los árbitros, se pueden equivocar. Sin embargo, intentan hacerlo lo mejor posible, y todos debemos guardar la educación necesaria para que nuestros hijos aprendan de nuestro comportamiento”.
La lectura de esta revista, seguro que hace que los árbitros y demás participantes en el baloncesto, reflexionemos sobre la figura del árbitro y el baloncesto en edades de formación.
El otro día, almorzando con mi compañero en Huelva tras un partido, había un niño sentado en una mesa que había ido con sus padres a ver un partido de fútbol y estaban comiendo después del mismo. El camarero le preguntó si había ganado el equipo de casa y el niño dijo “el árbitro estaba borracho”, “nos ha pitado en contra”. La madre le dijo que eso no se decía, y el niño con toda la naturalidad que tienen en esas edades le comentó: “¿no estabáis diciendo eso vosotros del árbitro en el campo?”….
Con esta anécdota, debemos reflexionar profundamente y ver que, aunque parezca que no, con nuestras actuaciones o palabras le damos un mal ejemplo a los niños, que lo asimilan como algo natural de manera inmediata.
El árbitro también debe entender y aceptar su rol de FORMADOR en estas categorías, e intentar explicar en lo posible a los niños y niñas aquellas acciones en las que sancionamos alguna violación (normalmente pasos, dobles o campo atrás) o falta (por empujar, agarrar, etc).
De esta manera, con amabilidad y siempre con una sonrisa, estaremos sembrando en los niños un sentimiento de respeto, favoreciendo que se acerquen a nosotros y guarden un buen recuerdo de aquel ÁRBITRO AMIGO QUE LE EXPLICABA LAS COSAS EN LOS PARTIDOS…

6 Replies to “El árbitro amigo en categorías de formación”

  1. Genial el articulo. Pero pienso que para poder “explicar en lo posible a los niños y niñas aquellas acciones en las que sancionamos alguna violación o falta” se ha de saber muy bien qué se pita. Y como ha comentado más arriba, en la mayoría de los casos son árbitros en formación también. Señalar pasos al hacer una entrada en traspiés, con paso perdido, variando la dirección de los DOS pasos, o parada en un tiempo tras un primer apoyo… son las típicas situaciones en la que muchos árbitros noveles, al ver “algo raro” señalan violación… Se ha de tener muy claro esto para decirle a un niño o niña en qué se ha equivocado.

  2. Muchas gracias
    Indudablemente, tienes razón en cuanto a que el árbitro debe tener claro que lo que sanciona con pasos, por ejemplo, es realmente una violación por avance ilegal, porque si le dice que una acción de las que reseñas son pasos (y no lo son) terminará liándolo.

    Soy de los que opinan que todos los que participamos en los partidos (árbitros, entrenadores y jugadores, sobre todo jugadores en edades más avanzadas) deberíamos tener conocimientos de los demás “campos”. Un árbitro que haya sido jugador tiene mucho avanzado en cuanto a lectura del juego, y si tiene titulación de entrenador mucho mejor…
    Lo mismo sucede con los entrenadores.

    Saludos y gracias por comentar en la entrada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.