El Mundial de España 2014 desde otra perspectiva

Para este segundo artículo relacionado con los oficiales de mesa, queríamos reflejar el trabajo que realizan los oficiales de mesa para prepararse para sus partidos.

Todos conocemos la preparación de los árbitros, especialmente cuando acuden a grandes citas, pero poco o nada conocemos de unas personas que también están en la pista, aunque no aparezcan en las cámaras de televisión, y que realizan un trabajo sumamente importante para el buen desarrollo de los partidos.

Por ello, solicitamos a una compañera de FAB Granada, que lleva dos años como oficial de mesa en la Liga LEB Plata (y que ha estado otros tantos en Liga EBA), que nos hablara sobre las vivencias y el trabajo de los oficiales de mesa durante un Mundial.

Para tal fin, contamos con la colaboración de MILKANA BORGES COSIC, que nos envuelve en un apasionante recorrido durante todo el trabajo de los oficiales de mesa y lo que significa participar en un Mundial. Os dejamos con su artículo:

 

Antes de comenzar con el tema que me ocupa, me gustaría agradecer a Entre reglas anda el juego, o lo que es lo mismo, a Emilio Guerrero, la incorporación de un espacio en su blog dedicado a una parte importante del equipo arbitral: los oficiales de mesa. Además, me gustaría darle las gracias por la oportunidad que me ha brindado invitándome a formar parte de él, un verdadero privilegio.

Todos hemos tenido sueños alguna vez, y en mi caso puedo decir que gracias al deporte de “la pelotita naranja”, he cumplido uno con nombre propio: Mundobasket 2014.

01

El comienzo…

Lo que empezó como rumor, con el tiempo fue materializándose. España iba a organizar the Basketball World Cup 2014, Granada sería una de las sedes con la Selección Española en su grupo y los oficiales de mesa de Granada actuaríamos en todos los encuentros celebrados en dicha sede. Por fin la ciudad nazarí iba a poder disfrutar, por primera vez en su historia, de un evento deportivo baloncestístico de tal magnitud lo que, sin duda, era una gran noticia para la ciudad, para los aficionados y para todos los que disfrutamos de esta locura llamada BALONCESTO.

Poco más de una temporada y media para que llegara la fecha y mucho trabajo por hacer. El primer paso era conformar el grupo de oficiales de mesa Mundobasket que estaría formado por 13 personas cargadas de ilusión, motivación, ganas de trabajar y mucha responsabilidad. A partir de ahí empezaba el riguroso trabajo específico de preparación, ya que no bastaba con hacer las cosas, había que hacerlas lo mejor posible.

Aunque por encima de todo éramos oficiales y, por tanto, conocíamos las diferentes funciones de una mesa,nos especializamos por grupos en una función concreta. Durante el tiempo de preparación, desarrollamos trabajos grupales de análisis de cada una de las funciones, de utilización de dispositivos, imagen y presentación, pre-partido… Además, trabajamos otra parte muy importante a la hora de abordar el trabajo como oficiales, el aspecto psicológico: concentración, control de las emociones y motivación. Paralelamente, se llevaron a cabo sesiones de inglés donde se hizo especial hincapié en la terminología que sería necesaria utilizar durante el evento: del material existente, para la relación con el comisario, los árbitros y equipos, para explicar posibles problemas con los dispositivos electrónicos, etc.

Todo este trabajo no era completo si no se llevaba a cabo, por lo que se hicieron prácticas de aparatos con los dispositivos existentes en el lugar donde se celebrarían los partidos. Estas prácticas se desarrollaron a puerta cerrada utilizando vídeos de partidos de competiciones nacionales e internacionales y en situaciones reales de juego con partidos amistosos. Sin embargo, a escasos días del comienzo del mundial los dispositivos fueron sustituidos, por lo que tuvimos que hacer una formación exprés de los nuevos aparatos. Se estudiaron concienzudamente, mediante práctica imaginada, las posibles situaciones de juego así como el desarrollo de un partido desde que llegamos a la instalación hasta que finaliza. En este caso no hubo oportunidad para que todos los oficiales practicaran en situaciones reales de juego pero con el enorme trabajo que se había realizado estábamos convencidos de que las cosas saldrían bien.

A 24 horas para el gran día…

No cabía duda que algo grande estaba por llegar. Se respiraba ambiente de baloncesto en la ciudad con actividades y stands para niños, jóvenes y adultos. El 30 de Agosto de 2014 se daría el pistoletazo de salida y el Palacio Municipal de Deportes de Granada se había vestido para la cita. Un día antes, el 29 de Agosto, entramos en el Palacio para recoger las acreditaciones y la ropa oficial que debíamos vestir.

02

Mezcla de sensaciones al pisar el parqué por primera vez y ver el pabellón listo, la sonrisa de nuestros rostros hablaba por sí sola…

03

 

Todo estaba debidamente señalizado: zona de prensa, staff, vestuarios de equipos, zona de árbitros, vestuario de oficiales de mesa…

04

Tuvimos la oportunidad de conocer al comisario internacional que nos acompañaría en todos los encuentros. El comisario, procedente de Polonia, nos transmitió confianza y nos recalcó la importancia no sólo de hacer las cosas bien sino de disfrutarlas mientras las hacíamos. Él sería el intermediario entre los árbitros y nosotros en los diferentes partidos, y es que a estos niveles la relación entre el equipo arbitral difiere de la que se tiene en las competiciones nacionales a las que estamos acostumbrados.

05

Así que ya no había marcha atrás, la primera prueba de fuego sería una simulación de partido a puerta cerrada para probar equipamientos, dispositivos, luces, cámaras, sonido… Aunque sabíamos que era sólo una prueba, las mariposas ya paseaban por nuestro cuerpo y es que en menos de 24 horas las selecciones empezarían su lucha por ser la mejor del mundo.

 Llegó la hora…

Sabíamos la importancia que tenía para la ciudad, para el país y para el mundo entero un evento de tal magnitud y nosotros íbamos a tener la fortuna de vivirlo desde dentro. Teníamos que aprovechar cada oportunidad de trabajo, de aprendizaje, de relación con árbitros y personas de diferentes partes del mundo, de experiencias nuevas

Por un lado, el ambiente en el túnel de vestuarios era mágico. Dependiendo del partido y del momento que fuese se podía respirar tensión, calma, alegría, tristeza, rabia, euforia… pudimos vivir, entre bastidores, las derrotas y victorias de las diferentes selecciones excepto la española, a la que no teníamos acceso. Enfrente del vestuario de los oficiales se encontraba el vestuario de alguna de las selecciones que jugaba ese día, por lo que compartimos los pasillos con grandes jugadores y entrenadores. Sin duda, momentos que formarán parte de nuestro recuerdo.

Por otro lado, trabajar con un equipo arbitral internacional ha sido muy enriquecedor: en relación a los árbitros, aunque el hecho de no conocerlos hasta que no salían al terreno de juego nos ha dificultado que la relación fuese más cercana, de todos nos llevamos algo; en cuanto al idioma, nos ha servido para esforzarnos en ampliar nuestra formación, para practicar y para crecer personalmente;  y en cuanto al comisario, pudimos compartir momentos con él en el túnel de vestuarios, en la mesa,  después de cada jornada… supimos reír sin perder la concentración mientras desarrollábamos nuestra labor y aprendimos a tener templanza cuando las cosas se torcían o complicaban. Nos aconsejó sobre cómo podíamos ser mejores oficiales y destacó y reconoció la importancia y responsabilidad que los oficiales de mesa tienen en un partido de baloncesto.   

06

Por último, nuestro trabajo, el de oficiales de mesa, lo desempeñamos como veníamos haciendo hasta el momento y como lo habíamos preparado en la última etapa previa al mundial. El pre-partido comenzaba con la designación en la mano y acababa con el que hacíamos en la mesa con el comisario. Durante los encuentros la comunicación y la concentración de los diferentes miembros de la mesa no faltaba y las funciones se desarrollaban de acuerdo a lo establecido. Al acabar cada partido, un tiempo de satisfacción por el trabajo bien hecho y a preparar el siguiente.

07

Punto y seguido…

En definitiva, aunque creo que podría hablar por los 13 compañeros que formamos la  sede en Granada, diré lo que este mundial ha significado para mí: un reto, una suerte, una experiencia única, un salto de calidad en mi trabajo como oficial de mesa, una ilusión, la esperanza de poder participar en algo parecido a nivel arbitral, un empujón para continuar haciendo algo que me gusta, cumplir un sueño… algo ¡INDESCRIPTIBLE!

08

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.