Prepartido: Comunicación en el equipo arbitral

Nueva colaboración de una compañera para acercarnos el trabajo que realizan los oficiales de mesa en los partidos.

En esta ocasión contamos con Eva Valdenebro García, oficial de mesa en FAB Sevilla. Os dejamos unos detalles acerca de ella:

Nació en Madrid, donde comenzó como oficial de mesa a los 16 años en los Juegos Deportivos Municipales. Luego se trasladó a Sevilla, donde lleva federada 18 años y siendo oficial de mesa ACB desde la temporada 2007/2008, habiendo participado en partidos de playoff de la Liga ACB, en partidos de Eurocup y del Mundial del 2014.

20170124_212312

Os dejamos con el artículo que ha querido compartir con todos nosotros.

 

Cuando en los medios se habla de equipo arbitral, normalmente se piensa en los árbitros de pista que juzgan el partido, pero la inmensa mayoría de aficionados, entrenadores, jugadores, directivos, etc. obvía a la otra parte de ese equipo: los oficiales de mesa. Ellos -nosotros- no realizamos un papel ni mejor ni peor, ni más  ni menos importante -sucede que normalmente estamos ahí sin hacer ruido, salvo cuando suena la bocina del reloj de partido o de reloj de lanzamiento.

El artículo 45.5 de las Reglas oficiales de Baloncesto establece que: “árbitros, oficiales de mesa y comisario dirigirán el partido de acuerdo a las reglas y no tienen autoridad para modificarlas”. Todos ellos constituyen, por lo tanto, el EQUIPO ARBITRAL del partido. Y como equipo, es necesario que exista COMUNICACIÓN entre sus integrantes, para poder desempeñar correctamente sus funciones, prevenir errores o saber cómo actuar en caso de que se produzcan. Por ello, es importante que se realice el PREPARTIDO.

IMG-20140903-WA0000

El prepartido supone una preparación, inicialmente individual, de cara a afrontar el encuentro con garantías, comenzando en el momento que recibimos la designación. Es responsabilidad de todo árbitro y oficial de mesa llevar todo lo necesario para desempeñar su función: equipación reglamentaria, actas, silbato, calcos, bolígrafos, conocer la dirección y el modo de llegar a las instalaciones, quedar con los compañeros para acudir juntos y repasar el reglamento e interpretaciones. Es fundamental la puntualidad, y una vez que se ha llegado al pabellón, saludar respetuosamente a los equipos, y por supuesto, a nuestros compañeros, si éstos han venido por separado.

Es entonces cuando debe empezar la preparación colectiva, el mencionado prepartido entre árbitros y oficiales de mesa, que refuerza la unidad y favorece la pertenencia al grupo: SOMOS UN EQUIPO. Si analizamos juntos los diversos aspectos previos al partido, será más fácil resolver cualquier situación que se nos plantee. Por ello es conveniente repasar una serie de puntos clave para dejar claro el modo de actuación:

  1. Informar de las incidencias en las fichas y la composición de los banquillos. Es importante repasar cualquier duda que se plantee con las fichas y trípticos, así como determinar quiénes son los acompañantes de cada equipo que van a estar sentados en los banquillos, y verificar que estén debidamente acreditados.
  1. Comprobar los aparatos, y hacer sonar la bocina de partido y de reloj de lanzamiento, para que los árbitros conozcan la diferencia entre ellas.
  1. Determinar quién va a pitar a los tres minutos previos, al minuto y medio del inicio, e informar si hay o no presentación de los equipos.
  1. Repasar los cambios en el reglamento o en nuevas circulares que puedan afectar al partido.
  1. Recordar que debe existir comunicación visual entre árbitros y oficiales al inicio de cada período, confirmando que está todo correcto, así como antes de la reposición del balón en un saque de banda o al darle el balón al jugador para que efectúe los tiros libres. De esta forma, se facilita que pueda realizarse una sustitución rápida o conceder un tiempo muerto.
  1. En las sustituciones, debemos recordar que es el sustituto, y no el entrenador, quien debe solicitar el cambio, que debe estar preparado para ello sin chándal o chaqueta. Adicionalmente, dado que no se puede conceder el cambio sin que termine la comunicación del árbitro a la mesa, si es necesario, se tendrá que frenar a los jugadores para que no entren en el campo sin la debida autorización.
  1. Debe existir una clara señalización de las faltas técnicas de jugadores y banquillos. Así mismo, es necesario avisar rápidamente si se produce una descalificación de un jugador por doble técnica o antideportiva. Y análogamente, se controlará la acumulación de faltas técnicas a los entrenadores.

foto2

  1. En situaciones de jugador expulsado por 5ª falta, se debe verificar que abandona el terreno de juego dentro de los 30 segundos que marca el articulo 40.1 y entra su sustituto antes de realizar otra sustitución, conceder un tiempo muerto o reiniciar el partido.
  1. Si existe algún error en la señalización de alguna falta, bien porque no esté el jugador señalado en pista o cualquier otra incidencia, se debe avisar a los árbitros inmediatamente haciendo sonar el silbato. En el caso de que en la mesa de oficiales surjan dudas respecto a alguna señal realizada por los árbitros, también se llamará la atención de los árbitros lo antes posible.
  1. Es conveniente asegurarse de que ha quedado clara la señalización de la situación de posesión alterna y del correspondiente cambio de la flecha de alternancia
  1. En situaciones de tiempo muerto, si existe contacto visual con la mesa de oficiales, se podrá realizar la comunicación del número de tiempos muertos consumidos y quién lo ha solicitado, lo cual es especialmente importante en los dos últimos minutos de cuarto período y períodos extras.
  1. Es conveniente la comunicación con el operador del reloj de lanzamiento en las situaciones de uso de pie intencionado y dando el visto bueno o realizando la señal de reiniciar cuenta en las situaciones dudosas que el árbitro, por su posición cercana, puede ver con mayor claridad.
  1. Cualquier interpelación o problema con entrenadores, jugadores o personal del banquillo debe ser trasladado a los árbitros para que se depongan la actitud y, en su caso, decidan si es sancionable.
  1. En situaciones de enfrentamiento reflejado en el artículo 39, ayudar para determinar qué jugadores y/o acompañantes abandonan la zona de banquillo.
  1. En el caso de que se produzca una canasta en el final del período, no se debe realizar gesto alguno, sino esperar a la reunión del equipo arbitral para determinar la validez o no de la misma, concretando cómo se llevará a cabo la toma de decisiones.

foto1

Si se revisan estos puntos, junto con otros que puedan ser específicos del partido o campeonato, de forma que puedan ser comentados y puestos en común en los momentos previos al encuentro, se facilitará el desempeño de las funciones de cada uno de los miembros del equipo y todos sabrán cómo hay que actuar ante cualquier circunstancia que surja. Se genera confianza y eso repercute en un buen trabajo arbitral.

Es imprescindible que la comunicación sea fluida y constante a lo largo de todo el partido para poder poner en práctica todo lo establecido en el prepartido.

Al finalizar el encuentro, es conveniente analizar nuestra actuación, destacar los puntos fuertes y revisar los aspectos a mejorar para que progresemos como lo que somos: un equipo.

A modo de ejemplo, os dejamos una jugada en la que existe una perfecta comunicación entre el árbitro de cola y los oficiales de mesa (pulgar arriba). Como bien dicen en el tuit, el lanzamiento no toca aro y no hay control de balón por parte de los defensores, por lo que la cuenta prosigue por donde iba. Gran trabajo de árbitro y oficiales de mesa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *